La agricultura de precisión

agricultura de precision

La agricultura de precisión es la tecnología que incluye el uso de sistemas de posicionamiento global, como el GPS; sistemas de información geográfica (SIG), percepción remota, monitores de rendimiento, sensores de suelo, uso de drones, robots y la aplicación variable de insumos según las necesidades del suelo y los cultivos con vistas a automatizar el manejo de cultivos, ganadería y recursos forestales

La agricultura de precisión es la tecnología que incluye el uso de sistemas de posicionamiento global, como el GPS; sistemas de información geográfica (SIG), percepción remota, monitores de rendimiento, sensores de suelo, uso de drones, robots y la aplicación variable de insumos según las necesidades del suelo y los cultivos con vistas a automatizar el manejo de cultivos, ganadería y recursos forestales.

Persigue optimizar la gestión de una parcela desde el punto de vista agrícola, el ajuste de las prácticas de cultivo a las necesidades de la planta, la reducción del impacto vinculado a la actividad agrícola y el aumento de la competitividad a través de una mayor eficacia de las prácticas utilizadas.

El concepto de agricultura de precisión apareció en Estados Unidos a principios de los años 80. Fue en esa época cuando surgió la práctica del grid-sampling (recogida de muestras sobre una red fija de un punto por hectárea). Entre sus beneficios está que la reducción de las cantidades de fertilizantes suministradas es significativa, generando un mejor rendimiento; el retorno de la inversión se alcanza en varios niveles: ahorro en la compra de productos fitosanitarios y de abonos, y una mejor valorización de las cosechas.

El segundo efecto positivo es medioambiental, al aportar las dosis correctas en el lugar idóneo y en el momento óptimo que beneficie al cultivo, al suelo y a las capas freáticas y, de ese modo, a todo el ciclo agrícola. Por tanto, la agricultura de precisión se ha convertido en uno de los pilares de la agricultura sostenible, al ser respetuosa con los cultivos, las tierras y los agricultores.

En Cuba, desde hace años se aplican estas tecnologías, aunque no de manera masiva debido al alto costo del equipamiento, han existido experiencias en las provincias de Holguín (langostas), Pinar del Río (arroz), Matanzas (cítricos y caña de azúcar) y Artemisa (papa).

 

Autor: | internet@granma.cu

Publicado el 15 de abril, 2019 | Por | Sin Comentarios | En la categoría noticias | Con las siguientes etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>