EnglishSpanish

Día mundial del medio ambiente

La ONU pide unir esfuerzos contra la basura plástica antes de que sea tarde

En el Día Mundial del Medio Ambiente, que celebra hoy su 50 aniversario, llama a promover soluciones a la contaminación por plástico que amenaza nuestra salud y la del planeta

El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra cada 5 de junio desde 1973 con el propósito de dar a conocer los principales problemas ambientales y promover la participación de todos en su solución. A lo largo de medio siglo, esta jornada se ha convertido en la mayor plataforma internacional de divulgación ambiental, convocando a millones de personas en todo el mundo.

En esta ocasión, y coincidiendo con el 50 aniversario de su designación, el país anfitrión del día mundial es Costa de Marfil, con el apoyo del Gobierno de los Países Bajos, y el lema elegido es: Por un planeta sin contaminación por plásticos (#sincontaminaciónporplásticos). Una llamada a la participación de todos, gobiernos, empresas y ciudadanos, para buscar soluciones conjuntas que contribuyan a detener y revertir la contaminación por plásticos, que se extiende por todo el planeta y amenaza con envolverlo por completo.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la producción mundial de plástico ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas hasta alcanzar los más de 400 millones de toneladas que se producen actualmente cada año. Sin embargo, de esa enorme cantidad solo se recicla el 10%, mientras que un 12% acaba en las incineradoras para su valorización energética. Del resto, una parte se acumula en vertederos, mientras que la mayor proporción se abandona en el entorno de forma incontrolada, acumulándose especialmente en los océanos.

Detener y revertir el impacto

Actualmente, entre 11 y 14 millones de toneladas de plástico residual acaban cada año en los océanos. Si no se ponen en marcha medidas políticas y de gobernanza para eliminar de forma urgente y decidida el plástico de un solo uso, si no se promueven más iniciativas globales y regionales para la reutilización y la recogida selectiva de este material cuando se convierte en residuo, se espera que el flujo de residuos plásticos que acaban en la naturaleza se triplique hacia 2040, hasta superar ampliamente los 30 millones de toneladas anuales.

Para los expertos de la ONU es posible hacer frente al problema de la contaminación por plásticos si se aprovechan los avances científicos y las soluciones tecnológicas existentes en la actualidad. Para ello es necesario que los gobiernos, las empresas y los consumidores tomen las medidas necesarias, tanto legislativas como de producción y consumo, para reducir a la mínima expresión las soluciones basadas en el plástico de un solo uso, optando por las que permiten su reutilización y reaprovechamiento a través del reciclaje.

Por tal motivo, según estos expertos, resulta especialmente acertado que se dedique este 50 aniversario del Día Mundial del Medio Ambiente a la contaminación por plásticos: uno de los mayores retos ambientales a los que se enfrenta la humanidad. Y, para animar a la participación, desde la página web de las Naciones Unidas dedicada al evento se dan a conocer diversas iniciativas que se están llevando a cabo en todo el mundo para reducir el uso y consumo del plástico de un solo uso. Por ejemplo, en el envasado de productos de higiene personal y para la limpieza del hogar.

No compres uno nuevo: rellénalo

En 2013, la empresa chilena Algramo colocó en una pequeña comunidad local de la capital del país, Santiago, su primera máquina expendedora para la venta a granel de este tipo de productos. El mecanismo de recarga no puede ser más simple. El consumidor llega hasta la zona del comercio donde está ubicada la máquina con su envase rellenable (en caso de no disponer de uno puede adquirirlo allí mismo), selecciona en la pantalla el tipo de producto, elige la capacidad de carga, efectúa el pago, coloca el envase bajo el dispensador y lo llena. Todo ello con totales garantías de estanqueidad, higiene y seguridad.

Dispensador de productos líquidos a granel. (Algramo)

Desde entonces, las estaciones de recarga de Algramo distribuyen producto de grandes compañías como Nestlé o Unilever libres de envasado en cadenas de supermercados y centros comerciales de todo el mundo: desde las más pequeñas a las más grandes, como Walmart o Lidl. Y empiezan a estar presentes en gasolineras, estaciones de tren, metro y autobús, centros de ocio, colegios y universidades. Cada vez se ponen en marcha más iniciativas similares en muchos otros sectores, incluido el de la alimentación, en otras cadenas como Alcampo y en muchos otros países, incluido el nuestro. Según la nota del PNUMA que acompaña a este ejemplo, si todos los productos de gran consumo se distribuyeran y consumieran mediante este tipo de canal, se ahorrarían cada año muchos millones de toneladas de envases de plástico.

Otros ejemplos tienen que ver con la sustitución de los polímeros plásticos derivados del petróleo, con una alta huella de carbono, por otros hechos a partir de materia orgánica, los llamados bioplásticos. Sin embargo, este tipo de materiales están generando nuevas preguntas sobre su gestión como residuo o el impacto en las comunidades locales. Pero qué pasaría si, además de ser totalmente biodegradables y compostables, los envases se elaborasen con el residuo de la fabricación del producto que contienen y fuesen… ¿comestibles?

Latas agrupadas con anillas de plástico comestible. (PNUMA)

En el estado norteamericano de Florida, la marca local de cervezas Saltwater utiliza los restos de trigo y cebada que se generan durante la elaboración de la propia cerveza para obtener un material orgánico con el que fabrican las anillas que utilizan para agrupar sus latas. Con la particularidad de que estas anillas no solo se deshacen al entrar en contacto con el agua de mar, sino que, además, las especies marinas pueden alimentarse de ellas de forma segura, pasando de residuo a recurso; en este caso, alimenticio.

Con soluciones basadas en la naturaleza, la ciencia y la tecnología, podemos detener y revertir la contaminación por plástico

En la página web del Día Mundial del Medio Ambiente de la ONU se pueden conocer estas y muchas otras iniciativas vinculadas con la reducción, la reutilización y el uso de materiales alternativos al plástico. Ejemplos concretos que demuestran hasta qué punto, si actuamos de manera conjunta, desde la producción y el consumo responsables, con soluciones basadas en la naturaleza, la ayuda de la ciencia y el empleo de la tecnología, podemos avanzar hacia un planeta libre de contaminación por plásticos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

7 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuánto es 1 + 9 =

Ir al contenido